El despacho

Desde su fundación hace más de treinta y cinco años, LLIGOÑA ABOGADOS ha venido prestando servicios de asesoría y defensa jurídica general en todos los ámbitos del derecho, dirigidos tanto a particulares como a empresas. La experiencia acumulada durante este tiempo, nos ha permitido progresar en la especialización profesional de cada uno de los integrantes del despacho, con el fin de satisfacer las necesidades formuladas por nuestros clientes.

Dispensamos un asesoramiento legal personalizado, ágil y directo en función de las necesidades jurídicas particulares de cada cliente, facilitando información constante sobre la evolución de cada caso.

Nuestro esfuerzo se dirige primeramente en tratar de alcanzar la solución a los temas por la vía amistosa, buscando siempre el mejor resultado para los intereses que nos han sido confiados, pero sin dudar a la hora de acudir a los órganos competentes, en el supuesto de que el caso así lo aconseje, dispensando un servicio jurídico de las más alta calidad técnica.